Horario: De lunes a viernes de 8:00 a 20:00 h. (miércoles cerrado)

Lifting quirúrgico

Introducción

El envejecimiento es un proceso fisiológico e inevitable, todos los seres vivos envejecen. En el ser humano los primeros signos son la aparición de arrugas en cara y cuello y la pérdida de la definición de las facciones faciales.

El lifting es un tratamiento que ayuda a mejorar el aspecto, devolver el tono cutáneo y recuperar los puntos de luz junto con los relieves faciales. Proporciona un efecto de rejuvenecimiento y vitalidad que el tiempo había hecho desaparecer.

Existen muchas técnicas quirúrgicas para el tratamiento del envejecimiento facial. En su visita a Clínica Image se le indicarán las intervenciones más adecuadas para ayudarle a mejorar su aspecto.

Preoperatorio

Todos los pacientes que acuden a Clínica Image, son valorados médicamente antes de cualquier intervención.

Se valorará su caso específicamente, explorando su estructura facial, su tipo de piel, los depósitos grasos en su cara y sus patologías asociadas. Basándonos en estos datos, se le aconsejarán las técnicas quirúrgicas más adecuadas para poder mejorar su problema.

Solicitaremos pruebas complementarias como análisis, radiografías, ecografías, ECG,…

Antes de la cirugía, hablaremos sobre los resultados predecibles, las técnicas anestésicas y los riesgos que comporta un lifting.

Anestesia

Desde 1992 realizamos esta intervención rutinariamente con anestesia local más una suave sedación, consiguiendo con ello una recuperación rápida y unas molestias quirúrgicas mínimas.

En su visita médica con el servicio de anestesiología, el paciente podrá escoger entre anestesia general y local. Pudiéndole preguntar todas sus dudas sobre el procedimiento anestésico dándole una valoración ASA de riesgo quirúrgico anestésico. Esta valoración mide el riesgo quirúrgico anestésico, solo aceptamos pacientes con ASA I y ASA II, que son pacientes sin enfermedades o con una enfermedad controlada.

La duración de la intervención es inferior a 2 horas, alargándose un poco más si se corrigen las bolsas de los párpados (Blefaroplastia), o se corrige la forma de la nariz (Rinoplastia).

Procedimiento

Los signos de envejecimiento facial suelen ser progresivos. Se inician alrededor de los ojos, pómulos, patas de gallo, mejillas, arrugas en frente y labios, cuello... El tratamiento quirúrgico variará dependiendo de los signos actuales de envejecimiento.

* Si su problema es en el tercio superior de la cara:

  • Se puede hacer un lifting temporal o un lifting frontal, asociado o no a la corrección de las bolsas palpebrales. Si las arrugas peri-oculares están marcadas se puede ver beneficiada de la acción de un láser de Erbio o de Co2, que permiten lijar estas arrugas.
  • También, se puede realizar utilizando las suspensiones con hilos, que dejan cicatrices de menos de 0.5 cm totalmente escondidas en el pelo y consiguen una ascensión de los tejidos totalmente natural, disminuyendo el tiempo post-operatorio.
  • Además, podemos utilizar una grapa tipo Endothine forehead, que con una incisión de 1 cm permite fijar y ascender toda la cola de la ceja. Este periodo de post-operatorio es solo de un fin de semana.

* Si su problema es en el tercio medio de la cara, en la zona del mentón y la mejilla :

  • A veces colocando unos pómulos o haciendo unas incisiones en el reborde auricular o en el cuero cabelludo conseguimos recolocar los tejidos de la cara. Otras veces lo solucionamos con hilos de tensión o con una bioplastia.

* Si su problema es en el cuello:

  • Lo solucionamos a la vez que ascendemos el tercio medio de la cara. Otras veces, realizamos cicatrices en el reborde y parte posterior de la oreja. En este procedimiento los hilos de tensión también pueden ayudar a obtener un buen resultado.
  • Un lifting se realiza en una sola intervención. Tras un estudio pre-operatorio minucioso en el que se discuten las expectativas del paciente y los posibles métodos, se concreta la cirugía.
  • La técnica consiste básicamente en reposicionar las capas musculares, la piel y la grasa, retirando el tejido sobrante mediante una incisión que habitualmente comienza en la zona de las sienes (por dentro del pelo). La incisión se extiende al interior de las líneas naturales que existen en la oreja y continúa alrededor del lóbulo, detrás de la oreja y del cuero cabelludo. De esta manera, las cicatrices quedan perfectamente camufladas.
  • Cuando el cuello necesita un tratamiento especial, es necesario realizar una incisión justo debajo del mentón.
  • Además de la piel, la acción quirúrgica se concentra sobre las estructuras musculares, óseas y grasas de la cara, lo que permite conseguir unos resultados iniciales más naturales y más duraderos a medio y largo plazo.
  • Una vez finalizada la cirugía, las heridas se cierran con puntos dejando unos pequeños tubos bajo la piel para que no se acumule ningún exudado o sangre. El paciente sale del quirófano con los ojos cubiertos por un parche, la cabeza envuelta o no en un vendaje acolchado y con un sistema de drenaje cerrado o abierto. Los apósitos, el vendaje y el parche se retiran a las horas de la intervención.

Curas

Después de un lifting, el rostro presenta un aspecto más o menos hinchado en función de la extensión del trabajo realizado y de las características propias de cada paciente.

Aconsejamos un ingreso de entre 8 a 24 horas, para así poder retirar los vendajes, drenajes y lavar el pelo, así el paciente puede marcharse a su domicilio con total comodidad.

Tras el lifting, es habitual que sienta la piel de la cara algo 'acolchada'. Esta sensación es transitoria y desaparece en unas cuantas semanas. También es normal que el rostro esté inflamado y presente moraduras. Si sigue las instrucciones del médico, estos efectos sólo durarán entre 10 y 15 días..

Es aconsejable que no trabaje y que evite los ejercicios o actividades violentas como mínimo durante las dos semanas siguientes a la operación. La piel de la cara necesitará cuidados específicos y no deberá exponerla al sol o a rayos UVA durante al menos tres meses.

Aunque al principio pueda preocuparle el aspecto de su cara, piense que la mayoría de los pacientes regresan a una vida normal (incluyendo su trabajo) en una o dos semanas. En este período la inflamación se normaliza y desaparecen las moraduras. Las cicatrices tardan algunas semanas más en disimularse, pero finalmente se hacen prácticamente imperceptibles.

Resultados

El proceso de cicatrización acostumbra a normalizarse tras dos meses de la intervención. Transcurrido este tiempo, se considera que el resultado ya es estable.

El lifting de cara y cuello devuelve la firmeza perdida y rejuvenece el aspecto. Aquellas personas que se han sometido a este tratamiento muestran un elevado nivel de satisfacción y unos resultados espectaculares. El rostro recupera naturalidad, una lozanía y tersura que en ocasiones parecían perdidas. La mejora es visiblemente apreciable.


 

Preguntas más frecuentes

No hay edad establecida, el momento adecuado es cuando el paciente lo considera oportuno.

  • Depende del proceso fisiológico de envejecimiento y de las circunstancias personales de cada paciente.
  • Al recolocar los tejidos en su antigua posición el rejuvenecimiento es muy natural, el proceso de mejora puede durar desde años a decenios dependiendo de cada paciente. Lo habitual, es que pasados entre 5 y 10 años el paciente vaya recuperando el aspecto anterior a la intervención.
  • El proceso quirúrgico del lifting crea una fibrosis nueva de los tejidos y unas adherencias a los planos profundos que sirven de sostén para la piel, por eso el descolgamiento varía tanto de unos pacientes a otros.
  • La tendencia actual es no dejar un aspecto totalmente estirado, sino por el contrario, se opta por una recolocación de los tejidos de una manera natural. Lo cual, se ha visto que a largo plazo produce unos mejores y más naturales resultados.

  • Como cualquier intervención quirúrgica, pueden aparecer hematomas, infección o reacciones anómalas a la anestesia.
  • En cuanto a riesgos específicos, son poco frecuentes. Pueden darse lesiones de las estructuras profundas o de los nervios que controlan el movimiento de los músculos de la cara.
  • Dependiendo de las condiciones en las que se encuentren la piel y los huesos faciales, se podrán conseguir unos resultados u otros. Es muy importante que avise a su cirujano sobre cualquier medicamento que esté tomando (especialmente aspirina o vitamina E) y sobre condiciones médicas específicas (tensión alta, etc.).
  • Si es fumador, es muy aconsejable que reduzca drásticamente la cantidad de cigarros o que incluso deje de fumar. Debido a que el tabaco, además de perjudicar el proceso de cicatrización y la circulación sanguínea, aumenta las posibilidades de complicaciones como podría ser la pérdida de piel en los bordes de la herida.

Habitualmente, después de tres semanas podrá reanudar la vida social y laboral. El hecho de que los resultados sean naturales hace que no se note la operación.

No, aunque la sensación de tensión y hinchazón de los primeros días son un poco molesta.