Horario: De lunes a viernes de 8:00 a 20:00 h. (miércoles cerrado)

Lipoescultura con láser

Introducción

Tradicionalmente, los cúmulos de tejido graso que se posicionan bajo la piel del área de brazos, cartucheras, glúteos y rodillas se corregían mediante la lipoescultura.

La incorporación del láser ha supuesto un refinamiento mayor de la técnica. Laserlipólisis o lipoláser es un paso más en la consecución del mejor resultado estético y de la retracción de la piel, junto con una recuperación más corta y confortable. Además, es capaz de tratar las zonas difíciles que están fuera del alcance de la liposucción tradicional, como es el caso de las rodillas, los gemelos y los tobillos.

¿En qué regiones se puede aplicar Lipoláser?

Lipoláser o liposucción láser es una técnica de alta precisión que puede aplicarse en cualquier región de las piernas para reducir la grasa localizada y contraer la piel:

  • Brazos
  • Muslos
  • Cartucheras
  • Banana subglútea
  • Pantorrillas, gemelos y tobillos

¿En qué consiste la lipoescultura asistida por láser?

La lipoescultura asistida por láser o Lipoláser consiste en destruir la grasa y contraer la piel a través de la aplicación subcutánea del láser.

El procedimiento se realiza de forma ambulatoria, bajo anestesia local y sedación.

Se practica una incisión mínima, menor de 4 mm, por donde se introduce una fibra óptica flexible cuyo extremo conduce la energía del láser.

La longitud de onda produce la licuefacción de la grasa, que más tarde se aspira suavemente con una cánula de diámetro inferior a la de la liposucción tradicional.

Para garantizar una buena adherencia de la piel, es necesario que el paciente vista una faja compresora durante 15 días.

Lipoláser tiene un post-operatorio corto que permite incorporarse a la vida laboral en 48-72 horas.

Ventajas de Lipoláser en el contorneado:

La precisión del láser ofrece numerosas ventajas frente a la técnica tradicional en el contorneado de las piernas:

  • El láser es selectivo. Su diana es la grasa, por lo que respeta el resto de estructuras y tejidos.
  • El láser derrite la grasa. El láser es mucho menos agresivo que la lipoaspiración
  • convencional, ya que produce la licuefacción de la grasa, en vez de traccionarla.
  • Además tiene efecto coagulante. Esta propiedad reduce considerablemente el sangrado y los hematomas.
  • La fibra óptica es flexible, lo que permite acceder a zonas delicadas con total precisión.
  • Es menos agresivo, por lo que la recuperación es más rápida y confortable para el paciente.
  • Se realiza bajo anestesia local y sedación, en un procedimiento ambulatorio, sin ingreso hospitalario.