Horario: De lunes a viernes de 8:00 a 20:00 h. (miércoles cerrado)

Manchas pigmentarias

Introducción

El láser tiene múltiples aplicaciones médicas. En el campo de la estética, una de las más novedosas es la posibilidad de eliminar tatuajes y manchas cutáneas que aparecen en la cara, el escote o la mano. A menudo estas manchas están asociadas al envejecimiento, la causa principal de su aparición suele ser la exposición prolongada a la radiación solar.

Antes del tratamiento

No utilizar maquillajes ni correctores los dos días anteriores al tratamiento, ni tomar el sol los 15 días anteriores.

Anestesia

Es una técnica indolora y no requiere anestesia a excepción de casos especiales como las máculas de 'café con leche' en niños, tatuajes extensos, etc.

Tratamientos

El láser libera una gran cantidad de energía en un periodo de tiempo muy corto. Esa irradiación es absorbida por las manchas cutáneas y tatuajes destruyendo los pigmentos sin afectar a la piel circundante y sin dejar cicatrices.

El láser está indicado para eliminar las lesiones pigmentadas benignas de la piel por motivos estéticos: lentigos solares, nevus, máculas melánicas conocidas popularmente por manchas 'café con leche', melasma, cicatrices hipercrómicas, secuelas de tratamientos despigmentantes, etc.

También se puede utilizar para la eliminación de tatuajes, tanto los artísticos, como los traumáticos (causados por arma de fuego, minas de lápiz, tinta de pluma estilográfica, accidente de tráfico, etc.).

Hospitalización

El tratamiento láser de manchas cutáneas y tatuajes no requiere hospitalización.

Curas

Después de los tratamientos notará una sensación de calor en la piel y una leve inflamación. También puede aparecer una coloración blanquecina que puede durar unos días, pasando después a un tono sonrosado.

Se debe aplicar una crema antibiótica después del tratamiento para prevenir una posible infección, así como frío seco, como inflamatorio natural.

Deberá utilizar protección solar en zonas expuestas hasta conseguir la total normalidad de la zona. También debe huir de baños de agua caliente, estufas y saunas. Esto es para impedir que las costras se maceren y caigan antes de tiempo.

Pasado el proceso agudo, le aconsejaremos tratamiento cosmético para mejorar la piel.

Resultados

El tratamiento con láser destruye el exceso de pigmento sin causar daño en la piel. Con ello se consigue que los tatuajes y manchas desaparezcan dejando la piel intacta y con un tono uniforme.