Horario: De lunes a viernes de 8:00 a 20:00 h. (miércoles cerrado)

Rinomodelación

Introducción

Rinomodelación es un conjunto de técnicas mínimamente invasivas para corregir defectos concretos de la nariz con o sin cirugía, embelleciendo el rostro sin perder la naturalidad.

Rinomodelación: pasos para corregir la nariz sin cirugía

La rinomodelación nace como respuesta a la demanda de conseguir un aspecto mejorado de la nariz sin quedar con un rostro nuevo o irreconocible, así como para evitar el efecto de nariz operada.

Rinostep permite perfeccionar la nariz en aquellas zonas donde suelen localizarse los problemas estéticos:

  • Punta
  • Dorso
  • Base

Las técnicas que componen la Rinomodelación son:

  • Ácido hialurónico
  • Láser de CO2
  • Suturas reabsorbibles

Ácido hialurónico

Su infiltración en las profundidades adecuadas permiten obtener importantes mejoras en la punta caída o poco proyectada, así como disimular un caballete muy pronunciado, reducir el entrecejo cóncavo y corregir las hendiduras que se producen entre el dorso y la punta.

Láser de CO2

El láser de CO2 ablativo fraccional permite dos modos de aplicación: vaporización y corte.

La vaporización elimina la capa más superficial de la piel para corregir la piel engrosada de la punta de la nariz, propia del Rinofima o nariz bulbosa.

Como herramienta de corte, el láser de CO2 permite reseccionar o plegar el cartílago de la punta para modificar su forma, así como recortar las alas nasales demasiado anchas o corregir el exceso de cartílago en el caballete.

Suturas no reabsorbibles

Los hilos no reabsorbibles, como lo hilos de polipropileno, se emplean para acortar una nariz muy proyectada o una punta muy caída. Para ello, se implantan desde el entrecejo hasta el vértice de la nariz.